lunes, enero 26, 2015

Corolario a un poema de Juarroz

Dice Roberto Juarroz:

Cada uno tiene
su pedazo de tiempo
y su pedazo de espacio,
su fragmento de vida
y su fragmento de muerte.
Pero a veces los pedazos se cambian
y alguien vive con la vida de otro
o alguien muere con la muerte de otro.
Casi nadie está hecho
tan solo con lo propio.
Pero hay muchos que son nada mas que un error:
están hechos con los trozos
totalmente cambiados.

Y yo no puedo sino responderle:

La vida, el tiempo, el espacio,
vienen a nosotros en fragmentos, es cierto.
Fragmentos propios o ajenos, prestados a veces,
otras veces robados más o menos en secreto,
real o imaginariamente, según el caso.
Pero la muerte, querido Roberto,
la muerte es otra cosa.
Cuando ella llega
siempre lo hace completa,
de una vez y para siempre.


Germán Serain

domingo, enero 11, 2015

Odiosas comparaciones

Según datos de UNICEF, catorce millones de niños sufren las consecuencias de la guerra en Siria y en Irak, mientras que el conflicto en Yemen le cuesta la vida a un chico cada diez minutos. Frente a datos como estos (y son apenas dos datos posibles entre miles), los problemas cotidianos que cualquiera de nosotros tiene parecen tan poca cosa... Y sin embargo, cuando nos lastiman cosas tan banales como no saber cómo amar o lograr ser amado como uno quisiera (y es apenas por poner un ejemplo), el mundo parece derrumbarse para nosotros.

sábado, enero 10, 2015

El desterrado

Yo soy el paria, el extranjero, el desterrado,
ese que alguna vez creyó saber quién era
y hoy apenas llega a ser un pobre diablo
forzado a admitir que ningún nombre
ninguna casa, ningún lugar en el mundo,
ninguna familia, ninguna cosa
le resulta verdaderamente propia,
excepto tal vez su soledad
y estas tristes palabras
que resuenan en su cabeza
como un trueno lejano
o como un disparo.



martes, enero 06, 2015

Idea teológica

Y de repente se me cruza esta idea teológica: que acaso Dios solo exista, en sus diferentes formas y con sus diferentes nombres, pura y exclusivamente para -y debido a- quienes creen en El. Con lo cual todos, incluidos los ateos, serían codeterminadores de la deidad y tendrían finalmente razón. 

Lo único que no me queda en claro es adónde me deja esta idea a mí, que creo durante este rato en esta idea rara que acabo de describir.