jueves, mayo 16, 2013

Palabras I

No hay peor tumba para las palabras que el silencio que se desprende del olvido. Cuántas palabras no yacerán ya en esa tumba... Incluso éstas que ahora escribo no tendrán, pobrecillas ellas, ningún mejor destino. Entonces, ¿para qué seguir escribiendo? Tal vez para buscar un eco que resuene y nos revele algo de nosotros mismos.

No hay comentarios.: