viernes, mayo 24, 2013

Perrotriste

Perrotriste.
Harto de perrotriste.
Definitivamente cansado de él.
Traigan ya las cuerdas para ahorcarlo,
el arsénico para envenenarlo,
la pistola para reventarle
su tonto corazón de un balazo,
las maderas y los clavos para crucificarlo,
para que todos vean,
para que todos sepan,
para que sirva como escarmiento.

Pero si mato a perrotriste,
¿qué quedará de mí, si yo soy él?

1 comentario:

Daniel Diego González dijo...

Estuve leyendo luego de no dar una vuelta por acá hace tiempo. Muy bueno tu espacio Germán!
Lo agrego como enlace en mi modesto blog.
Un abrazo!