sábado, mayo 23, 2015

Deshoras (03:29 A.M.)

¿Escuchás el silencio latir?
¿Ves la oscuridad cerrada de la noche?
Imaginá ahora alguna estrella lejana,
el espacio infinito, inabarcable,
los millones de personas que
en este mismo instante
duermen, sueñan, sufren, se desvelan,
escriben poemas que acaso
nadie leerá jamás,
o aman, o mueren,
como si jamás hubiesen vivido.
O intentá sentir el rumor de la sangre
corriendo por tus propias venas,
las uñas creciendo lentamente
en la punta de tus dedos,
y preguntate entonces:
¿Todo esto para qué?...
¿Todo esto para nada?
¿Para que de un momento a
otro todo se termine y ya?
Dejar de respirar.
Dejar de latir.
Empezar a dejar de ser memoria
para pasar a comenzar a ser olvido.
Carne de gusanos.
Tierra a la tierra.
Tiempo al tiempo.
Vanidad de vanidades.
¿Importa realmente algo de esto?
¿Importa realmente que se apague el sol?

Germán A. Serain

No hay comentarios.: